Aikido Journal Home » Interviews » Entrevista con Nobuyoshi Tamura (2) Aiki News Japan

Entrevista con Nobuyoshi Tamura (2)

Available Languages:

por Stanley Pranin

Aiki News #67 (May 1985)

Traducido por Daniel Neves

Esta es la segunda y última parte de una entrevista con Nobuyoshi Tamura Sensei que originalmente se llevó a cabo en dos partes. La primera sesión se realizó en Marsella, Francia, el 2 de agosto de 1983 con el señor Didier Boyet haciendo las peguntas. La segunda parte de esta entrevista tuvo lugar el 29 de agosto de 1984, en la oficina de AIKI NEWS en Tokio y fue realizada por el Editor de AIKI NEWS, Stanley Pranin.

¿Podría contarnos sobre aquellos eventos que fueron de importancia en la difusión del aikido en la década de 1950 luego de la guerra cuando el arte aún era poco conocido?

Creo que el hecho de que el actual Doshu abandonara su trabajo para dedicarse por completo al aikido fue el evento más importante. Para difundir el aikido, era importante que el arte fuera conocido. Por eso se organizó una demostración por esa época. Íbamos a cualquier lugar donde nos invitaran aún si teníamos que llevar nuestro almuerzo. Íbamos a lugares como escuelas, compañías, instalaciones de las Fuerzas de Auto Defensa y a pedido de personas. Estoy seguro de que las demostraciones no son nada especial hoy en día pero en ese tiempo era impensable presentar una demostración de aikido abierta al público.

Cuando O-Sensei fue invitado a la primera demostración de Kobudo (artes marciales antiguas) realizada después de la guerra, dijo que él no participaría pero que Tohei Sensei iría en su lugar. Cuando Tohei Sensei le preguntó a O-Sensei que técnicas debía hacer en la demostración, él aparentemente dijo, “Lo que usted quiera. Haga lo que crea que sea apropiado.” Creo que probablemente él pensó que budo no era algo para mostrar a otros y se preocupó de que una vez que mostrara sus técnicas fueran robadas. Por lo tanto, cuando yo comencé aikido había muchas personas que no conocían el arte. A menudo me hacían preguntas como: “¿aikido? ¿Qué es eso? ¿Es una clase de kiai jutsu?” Así es como eran las cosas, así que parece que era difícil para Doshu recibir permiso de O-Sensei para dar demostraciones. Finalmente, recibíamos permiso pero puesto que nadie había demostrado en público estábamos totalmente perdidos cuando planeábamos una presentación, en cuanto a la duración y contenido. Hacíamos un ensayo de la presentación y Okumura Sensei tomaba el tiempo de la performance de cada grupo con un cronómetro y daba instrucciones para comenzar o detenerse y le decía a la gente cuando lo hacían demasiado largo. La imagen de Okumura Sensei aún aparece claramente en el ojo de mi mente.

Entendemos que O-Sensei fue a Hawai con Tohei Sensei y usted en 1961. ¿Cuáles fueron sus impresiones de ese viaje?

Recuerdo que personalmente estaba muy feliz porque era mi primera oportunidad de ir al exterior y también porque me era posible acompañar a O-Sensei. Lo que es más, me sentía tranquilo porque Tohei Sensei también iba. En nuestro primer día en Hawai nos quedamos en un maravilloso hotel en la playa Waikiki. La mañana siguiente, O-Sensei dijo enojado que iba a regresar a Japón. Parece que era porque no pudo ajustar la temperatura de la ducha y derramó agua caliente sobre su cabeza. (Risas) Esto era un problema importante. Normalmente, aquellos que acompañábamos a O-Sensei nos quedábamos en una habitación contigua a él. Pero puesto que nos estábamos quedando en un hotel de tipo occidental por primera vez no estábamos preparados. Entonces uno de los miembros de ese grupo, una persona llamada Kagesa, nos permitió quedarnos en su casa separada. Yo estaba muy decepcionado porque no esperaba quedarme en una habitación de estilo japonés en Hawai. De cualquier manera, recibíamos trato especial a donde fuéramos.

Para cambiar de tema de alguna manera, ¿Existe una manera de que tanto los japoneses como los extranjeros entiendan la filosofía de O-Sensei?

A menudo me preguntan cosas parecidas en Europa y los Estados Unidos. Siempre contesto que incluso si nuestras características y el color de nuestra piel son diferentes, puesto que todos somos seres humanos, ciertamente no es el caso de que alguna raza o cultura sea incapaz de entenderla. Aunque nos estoy seguro de que aikido pueda ser clasificado como una filosofía o no, hablo acerca de las enseñanzas de O-Sensei y mis impresiones de él a mis estudiantes hasta donde soy capaz de entender. Esto podría significar que lo que ellos puedan entender estará limitado por mi conocimiento. A causa de esto podría significar también que tomará un largo tiempo a los extranjeros entender el pensamiento de O-Sensei. Puesto que el aikido se basa en asumir que mente y cuerpo son uno, si usted puede realizar técnicas de aikido correctas, su mente irá con el cuerpo. Por el otro lado, si su mente no funciona de una manera de Aiki, significa que usted no será capaz de realizar técnicas verdaderas. Creo que es verdad que uno es capaz de entender el espíritu de O-Sensei poco a poco a través de la práctica diaria. Así, practico en la esperanza de que mi espíritu se aproximará al nivel de O-Sensei aún a un grado pequeño. O-Sensei a menudo se quejaba: “He trabajado muy duro para abrir el Camino del Aiki, pero cuando me detengo a mirar hacia atrás, encuentro que nadie me sigue.” Bien, esto probablemente era verdad. Significa que el Sendero de Aiki es extremadamente largo no sólo para extranjeros sino también para japoneses.

¿Cuándo usted fue a Francia por primera vez, cómo era la situación allí?

En ese tiempo, alrededor de 1964, la población de aikido en Francia llegaba a cerca de cuatrocientas a quinientas personas. Se suponía que sólo había cerca de setecientas u ochocientas personas en toda Europa. Entonces estaban (Mutsuro) Nakazono Sensei y el señor (Masamichi) Noro -uno de mis amigos de mis años de uchideshi- en Francia y (Aritoshi) Murashige Sensei estaba activo en Bélgica. Durante el mismo período el señor Kawamukai fue a Italia y poco tiempo después Tada Sensei también fue hacia allá. En el tiempo de mi llegada a Francia, Nakazono Sensei y el señor Noro estaban dando seminarios no sólo en Francia sino también en países como Bélgica, Gran Bretaña y Suecia. En otras palabras, era necesario considerar a Europa como un todo más que países aislados.

¿Había (Tadashi) Abe Sensei ya regresado a Japón?

El señor Masamichi Noro dejó Japón para irse a Francia en 1962. antes de su partida Abe Sensei regresó a Japón. Recuerdo que visité a Abe Sensei con el señor Noro para escuchar sus experiencias en Europa.

¿Qué estaba haciendo el señor Nocquet en ese tiempo?

Él fue el primer francés en venir a Japón para entrenar aikido y se quedó por dos años (1955-57). Parece que en ese tiempo (cerca de 1962) él estaba activamente involucrado en la difusión del aikido en París desde su base en Bordeaux donde había nacido. Su grupo pertenecía a la FFJDA (Federation Francaise de Judo et Disciplines Assimiles – Federación Francesa de Judo y Disciplinas Asimiladas) pero él pensaba que era insultante para el aikido estar ubicado bajo los auspicios del Judo. Aunque el señor Nocquet había adquirido autoridad sobre la administración de aikido en Francia del señor Abe, los sensei japoneses venían a enseñar sin su permiso. En consecuencia, él había iniciado acciones legales contra el aikikai. Él no tenía contacto con los japoneses en lo absoluto.

¿Cómo era la situación en Francia cuando la International Aikido Federation se estableció por primera vez?

La idea de establecer la IAF se originó en Europa. Esto estaba en conexión con el señor Nocquet a quien mencioné antes. Cuando el grupo francés de aikido estableció la ACFA (Asociación Cultural Francesa de Aikido), él estableció la CAT (Círculo Tradicional de Aikido). Cuando fundamos la ACEA (Asociación Cultural Europea de Aikido), él creó la UEA (Unión Europea de Aikido). Las cosas siguieron de esta manera y estábamos preocupados de ir tan lejos como para crear una Federación Mundial de Aikido si se lo permitíamos. Así que decidimos establecer una primero. En ese tiempo, Francia tenía la población más grande de aikido en Europa, algo de 440 a 450 dojos. Por eso, Francia jugaba un rol mayor en el movimiento para establecer la IAF. Por supuesto, recibimos la aprobación del aikikai y trabajamos juntos. La primera reunión tuvo lugar en Madrid, España, donde el Presidente de la ACEA (luego renombrada como EAF, Federación Europea de Aikido) residía y Doshu fue invitado. Sin embargo, el aikikai insistía en que la primera reunión debía absolutamente llevarse a cabo en Japón. Así, la reunión en Madrid fue considerada como reunión preparatoria y la primera reunión tuvo lugar a gran escala en Tokio dos años más tarde. El Presidente de la EAF en ese tiempo, Antonio García De La Fuente, era cabeza de la Federación española de Judo (que incluía un club de aikido), también Secretario General de la Federación Mundial de Judo y Vicepresidente de la Federación Mundial de Karate. En base a su consejo luego se decidió que la IAF se uniera más tarde a la AGFIS (Asociación General de Federaciones Deportivas Internacionales).

(The full article is available for subscribers.)

Subscription Required

To read this article in its entirety please login below or if you are not a subscriber click here to subscribe.

Username:
Password:
Remember my login information.