Aikido Journal Home » Interviews » Entrevista con Gozo Shioda Aiki News Japan

Entrevista con Gozo Shioda

por Stanley Pranin

Aiki News #93 (Fall 1992)

Traducido por Roberto Vidales Ibarra (México Aikido)

Gozo Shioda, fundador del estilo Yoshinkan de aikido, comenzó a entrenar en 1932, a la edad de 17 años. Sesenta años después él encabeza una organización internacional de aikido única, cuyo propósito es la armonía global a través de la difusión del espíritu del aikido. En esta entrevista, el maestro Shioda recuerda sus experiencias como asistente del fundador del aikido, enseñando aiki budo en las Escuelas Militares de Nakano y Toyama, el establecimiento post-guerra del Aikido Yoshinkan y sus memorias de O-Sensei al final de su vida.

Periódico Osaka Asahi

Maestro, en nuestras pláticas previas usted fue muy amable en proporcionarnos información detallada acerca de sus primeros años en el dojo Kobukan. Después asistió al maestro Ueshiba como instructor y también enseñó aiki budo en Osaka. ¿Cómo fue que el maestro Ueshiba fue a enseñar a la oficina de la Compañía de Periódico Osaka Asahi?

Gozo Shioda
El presidente del Periódico Asahi, el señor Murayama, había sido apuñalado por un miembro del grupo del ala-derecha. Después del incidente, la gente de Asahi estaba preocupada debido a que el ataque había ocurrido aún cuando había guardias de seguridad. Decidieron enseñar a los guardias algo de auto-defensa. Así fue como el maestro Ueshiba acudió al Periódico Asahi para enseñar.

¿Cómo fue que el señor Murayama supo acerca del maestro Ueshiba?

El señor Murayama no conocía directamente al maestro Ueshiba, pero los señores Mitsujiro Ishii y Taketora Ogata —quien vivió en el periodo 1888-1958, siendo periodista y político que servía en varios gabinetes—, conocían al maestro y lo recomendaron, allá por 1933 o 1934.

El maestro Ueshiba instruyó principalmente a los guardias de seguridad, pero también enseñó a algunos de los empleados del Periódico Asahi.

Hatsutaro Sugii —el padre de Kazuo Sugii, quien está en la actualidad en el dojo de Ueshiba—, fue por aquellos días director asistente de Publicidad en la oficina del Periódico Asahi ubicada en Tokio, y estuvo muy involucrado en el aiki. La sola práctica en las oficinas del Periódico Asahi no era suficiente para él, y viajaba todos los días al dojo de Ueshiba en Ushigome durante un largo periodo. Él se enamoró mucho del aiki. El señor Sugii me tenía en alta estima durante muchos años, y cuando yo construí el dojo Yoshinkan, en 1965, se acercó a nosotros y fue una especie de asesor. Estuvo en Yoshinkan hasta su muerte. El señor Sugii reunió a un grupo de personas en Koenjii y encabezó la “Asociación de Investigaciones Especiales”.

El señor Sugii debió haber sido muy entusiasta.

Sí. También tenía una personalidad maravillosa. Murió hace unos diez años. En aquellos días creo que el hijo del señor Sugii no practicaba mucho aikido. Debió haber estado consciente del hecho de que su padre venía regularmente a mi dojo.

Maestro, el libro Budo, que fue publicado de manera privada por el dojo Kobukan en 1938, ha sido publicado recientemente en inglés por Kodansha. Usted también aparece en algunas fotografías.

El Periódico Asahi de Tokio cooperó para tomar las fotografías. No se quién fue el que en realidad escribió el texto. Aparentemente los contenidos fueron en parte obtenidos del rollo de transmisión (mokuroku) del maestro Sokaku, del Daito-ryu. El texto no contiene muchos detalles.

Hubo un libro técnico anterior, publicado en 1933 y titulado Budo Renshu, el cual contenía dibujos técnicos de la señorita Takako Kunigoshi. ¿Puede decirnos algo acerca de este libro?

La señorita Kunigoshi sugirió la idea, diciendo: “sería una gran pérdida si estas técnicas no se preservan”. La señorita Kunigoshi, quien era buena en dibujar y elaborar caricaturas, tomó notas. Sin embargo, el libro no se vendió en el dojo. El maestro Ueshiba no pedía dinero, pero solicitaba una ofrenda, ¡y la cantidad de ésta era ilimitada!

Entre las últimas figuras muy conocidas que estudiaron con el maestro Ueshiba poco antes de la guerra estaban Koichi Tohei —director de Shinshin Toitsu Aikidokai— y el maestro Kisaburo Osawa —antiguo dojo-cho del dojo Hombu de Aikikai—. ¿Recuerda usted cuando comenzaron?

El señor Osawa viajaba todos los días al dojo. El señor Tohei era estudiante en la Universidad Keio poco después de que yo dejé el dojo. Él estaba practicando judo y dos de sus compañeros mayores —Mori, un capitán del Club de Judo Keio en esa época, y Umeda, un competidor de los campeonatos estudiantiles de judo—, estaban practicando en el dojo de Ueshiba.

(En esa época) Shigemi Yonekawa, Zenzaburo Akazawa y todos los primeros uchideshi tuvieron que ingresar al servicio militar, por lo que sólo quedaron personas mayores en el dojo. El señor Minoru Hirai (fundador del Korindo) se encargaba de la oficina. Dado que los jóvenes habían desaparecido, cuando el maestro Ueshiba era invitado a dar una demostración, se llevaba consigo al señor Hirai, y de esta forma obtuvo muchos contactos. Aparentemente Hirai solía enseñar en Roppongi.

Las escuela de Nakano y Toyama

¿Sabe usted cómo fue que el maestro Ueshiba vino a enseñar a las escuelas militares de Nakano y Toyama?

El maestro Ueshiba fue a enseñar a la escuela de Nakano por medio de una presentación del director de la Escuela de Policía Militar, el señor Makoto Miura. Dado que la Escuela de Nakano se encontraba en Nakano, en la subdivisión de Meguro, y la Escuela de Toyama se encontraba cerca, en Okubo, no estaban muy lejos del dojo de Ueshiba. El maestro Ueshiba también enseñó en la Universidad Militar en Yotsuya y en la Academia Naval. El señor Sankichi Takahashi era el director de la Academia Naval, y fue a través de esta conexión que el maestro Ueshiba enseñó ahí. En esa época el príncipe Takamatsu, un hermano menor del emperador Hirohito, era estudiante en la Academia Naval. El maestro Ueshiba enseñó budo de manera regular como una asignatura obligatoria en las escuelas de Toyama y Nakano.

Tengo la impresión de que había bastantes estudiantes fuertes entre quienes estudiaban con el maestro Ueshiba en esas escuelas militares.

Los estudiantes de la Escuela de Nakano tenían 18 y 19 años, y recibían entrenamiento para convertirse en espías. Cuando se graduaran de la Escuela de Nakano serían oficiales, vestirían ropa de civiles y se infiltrarían en los países extranjeros.

También había muchos tipos fuertes en la Escuela de Toyama.

¿Practicaban otras artes marciales en estas escuelas?

Aikido era la única arte marcial que ellos practicaban. También estudiaban asignaturas como lenguas extranjeras.

Dada su visión espiritual del budo, ¿no tenía el maestro Ueshiba algún cargo de conciencia por enseñar en estas escuelas de entrenamiento de espionaje?

No. Sólo se le pidió que enseñara artes marciales ahí.

Aparentemente un manual técnico, que incluía técnicas de aiki budo, fue publicado por la Escuela de Policía Militar a principios de 1940. Debido a que le resultaba imposible al maestro Ueshiba acudir por sí mismo a tantos lugares, puesto que también enseñaba en el Kobukan y en Osaka, ¿los uchideshi ayudaban también a enseñar?

Sí. Primero el maestro Ueshiba iba a los distintos lugares a enseñar y luego les decía que un uchideshi enseñaría en su representación.

En una ocasión, un hijo del capitán naval de corbeta Takahashi —encargado del pago de sueldos—, era un estudiante de escuela y el maestro Ueshiba le puso como pareja de práctica al príncipe Takeda. La esposa del príncipe también se encontraba practicando, y cuando ella proyectó a joven Takahashi desde una posición sentada, los pies de éste fueron a pegarle a ella en la cara, lesionándola. Esto fue algo terrible, así que yo tomé el lugar como compañero de práctica de ella. ¡Tuve que tratarla como a una frágil muñeca, y eso me resultó realmente difícil! (risas).

Puesto que los militares sostenían económicamente al aikido, el maestro Ueshiba también enseñó a ministros prominentes. El señor Higashikuni, el príncipe Takeda, el príncipe Chichibu —hermano menor del difunto emperador Hiroito—, y como unos seis niños hijos del príncipe Takamasu —otro hermano menor del emperador Hirohito—, también practicaron el arte.

Demostración imperial

El maestro Ueshiba ofreció una demostración especial en el dojo Saineikan, en los terrenos del palacio imperial, hacia el año de 1941. ¿Ocurrió esto a consecuencia de su conexión con el almirante Isamu Takeshita?

Sí. El maestro Takeshita, cuando era un oficial de alto rango, recibió la solicitud del emperador de hacer los arreglos necesarios para que se le mostrase el aikido; así que fue al dojo de Ueshiba. El maestro Ueshiba respondió: “No puedo mostrar técnicas falsas al emperador. Básicamente en el aikido el oponente es matado con un solo golpe. Es falso si el atacante es lanzado, se levanta sin prisa y ataca de nuevo. (Por otro lado), no puedo andar por ahí matando a mis estudiantes”. Así fue como él rechazó la invitación, pero cuando el maestro Takeshita le dijo esto al emperador, éste dijo: “¡No me importa si es una mentira. Enséñame la mentira!”. Tsutomu Yukawa y yo tomamos ukemi.

Entiendo que el emperador en realidad no estuvo presente el día de la demostración.

Sí, es cierto.

El príncipe Mikasa —un hermano menor del emperador—, el príncipe Takamatsu y el príncipe Chichibu estuvieron presentes. El maestro Takeshita fue el maestro de ceremonias y explicó las técnicas. Era toda una experiencia ofrecer una demostración ante la familia imperial en aquella época, así que no podíamos hacer nada irrespetuoso.

Creo que el maestro Ueshiba se encontraba enfermo en aquella ocasión.

Sí. Debido a que el maestro estaba enfermo, Yukawa lo atacó débilmente y fue lanzado con mucha fuerza, por lo que se rompió el brazo. Yukawa era un tipo muy fuerte y le encantaba pelear. Éramos buenos amigos y cuando yo iba a Osaka solía invitarme a tomar unas copas. Él era poderoso y con facilidad podía levantar un mortero de piedra con una mano. Murió joven después de regresar de Manchuria. Él era muy bueno en el aikido.

Debió haber muerto poco después de la demostración imperial

La demostración fue en 1941, y creo que él murió en 1942.

En 1941, cuando el maestro Ueshiba ofreció su última demostración en el Kokaido de Hibiya, dijo: “Mi entrenamiento técnico termina ahora, de aquí en adelante me dedicaré a servir a los kami (deidades) y a entrenar mi espíritu”.

A partir de que yo dejé el dojo, en 1941, tengo entendido que había épocas en las que no tenía ningún deshi (discípulo) cercano. Sus estudiantes desaparecieron debido a la guerra. El entrenamiento era riguroso (en los primeros años) cuando el señor Shirata y el señor Yonekawa eran uchideshi. No era una tarea fácil entrenar en el dojo. El maestro era realmente fuerte (risas).

Periodo de postguerra

Aparentemente, después de la guerra el maestro Ueshiba pasó por momentos muy difíciles.

No resultó bueno para el maestro Ueshiba haber sido consejero del Butokukai en Kioto, el cual era rival de la organización de Judo Kodokan. Cuando vino MacArthur, él desmanteló la organización. El maestro Ueshiba fue implicado como un criminal de guerra y fue acusado de crímenes de guerra, clase G. Le quitaron su fundación —el Kobukai— y las actividades de ésta fueron suspendidas. Además el dojo de Ueshiba cerró durante algún tiempo y el maestro Ueshiba se aisló así mismo en Iwama. Debido a que ya no podía practicar budo, creó la Aikien (Granja Aiki) y se dedicó a la agricultura en Iwama. Estaba apenas ganándose la vida.

Yo acababa de ser repatriado cuando fui a Iwama; Tadashi Abe estaba ahí. También se encontraba Yuji, el hijo de Koichiro Ishihara y actual presidente del Ishihara Sangyo. Alrededor de 1947 pasé unos dos meses en Iwama con mi familia.

¿Crees que el fundador se encontraba en su punto máximo técnico en ese entonces?

Él estuvo en su momento más fuerte alrededor de 1933 o 1934. Para el periodo que nos referimos, ya había madurado y se había calmado.

Entiendo que (la organización) Yoshinkan jugó un importante papel para el renacimiento del aikido en la postguerra.

Luego de la guerra, el dojo Ushigome del maestro Ueshiba se convirtió en un salón de baile para las fuerzas de ocupación. Después que regresé comenzó a prosperar de nuevo. Yo fui el primero en hacer los arreglos para el entrenamiento en los departamentos de la Academia de Defensa (Boeichodai) y de la policía. Cuando dejé el dojo de Ueshiba fui tratado como un traidor, pero yo no me sentí como si lo fuera. Estaba haciendo visitas en 83 departamentos de policía y realmente promovía el dojo de Ueshiba.

No sé cuanto dinero aportó mi padre al dojo de Ueshiba antes de la guerra. Estoy contento que me haya encontrado en buenas circunstancias y que haya sido tratado bien por el maestro Ueshiba.

Estoy contento de haber pasado tanto tiempo con el maestro Ueshiba en su vida diaria, puesto que fue esencial para captar las verdades más importantes del aikido. Tenías que pasar tiempo cerca de él para entender cada momento del maestro.

Akazawa y Shirata eran verdaderos estudiantes, pero carecían de soporte financiero. El maestro me paseaba puesto que yo tenía respaldo financiero (de mi padre). Recibí un trato especial (risas).

(The full article is available for subscribers.)

Subscription Required

To read this article in its entirety please login below or if you are not a subscriber click here to subscribe.

Username:
Password:
Remember my login information.