Aikido Journal Home » Articles » Un vistazo de sentido común en el Aikido Aiki News Japan

Un vistazo de sentido común en el Aikido

por Yoshio Kuroiwa

Aiki News #66 (February 1985)

Traducido por Angye Alejandra Bahena García

Puesto que no existen competencias en el Aikido debemos pensar cuidadosamente sobre la naturaleza de nuestra práctica. El lado espiritual de la práctica también es importante, pero si lo recalcamos demasiado, la naturaleza de nuestro entrenamiento se vuelve idealista y se descuidad el aspecto realista. “Kata” (la forma) y “waza” (la técnica) deben ser reconocidas correctamente en la práctica.

De Kata a Waza

Las Katas deben ser practicadas de acuerdo a cierto orden o cierto método predefinido basado en una relación racional (riai). Así, no caemos porque somos proyectados sino porque practicamos una kata diseñada para ser proyectados. Una vez que dominamos un movimiento racional (kata), este se expresa como un movimiento natural (waza). Esto quiere decir que, si se es capaz de ejecutar una kata espontáneamente como resultado de una práctica repetida, ya no se esta ejecutando una kata, sino un waza. Aprendemos a través de las katas y no somos conscientes de ello. En otras palabras, mientras nuestros movimientos requieran nuestra atención son kata, cuando la kata se vuelve espontánea se transforman en waza.

Primero practicamos las katas básicas (kihon waza, técnicas básicas) para aprender los movimientos del Aikido. Las bases son los estándares (la forma de ver y pensar) y una perspectiva de sentido común para observar correctamente las cosas. Lo que debemos comprender es la esencia de las katas, y no su apariencia exterior.

Por ejemplo, en un rompecabezas que contiene piezas de madera entrelazadas, uno conoce la ubicación (estabilidad) de cada pieza al comprender su forma y naturaleza. De la misma manera, podemos explicar las katas comunes a toda la gente revelando las partes básicas y comunes de la estructura del cuerpo humano (por ejemplo, puntos como los codos se doblan solo hacia adentro) y deberíamos utilizar estas partes básicas de manera racional. Puede parecer exagerado el utilizar los términos “racional” o “lógico” sin embargo, estos conceptos son solo cuestión de sentido común y no necesitan explicación.

Mientras sigamos viendo a las katas superficialmente, llegaremos a pensar que son de especial importancia. No se puede explicar sistemática o racionalmente ninguna kata simplemente aprendiéndola de una manera repetitiva sin una comprensión de por qué ciertas catas son consideradas como básicas. Lo que adquirimos al aprender simplemente repitiendo es la preservación de la forma (la transmisión de la forma externa) y no la habilidad de crear (la comprensión de la esencia de las katas). En otras palabras, no entendemos lo que estamos haciendo.

Las bases no son algo para practicarse sino algo para comprenderse. Lo que ellas demuestran son los mecanismos de cómo desequilibrar a un oponente y como crear una oportunidad para la aplicación de la técnica. Si no se comprende lo que significa conducir y guiar se dará pie a la creencia de que uno puede dirigir a su oponente circularmente. Esto ocurre porque no se es consciente que dirigir a un compañero circularmente implica la separación y uno no se da cuenta de que la práctica es una expresión del yin y que el uso del poder en el Aiki implica empujar.

Kata: una herramienta del entrenamiento

Durante el entrenamiento practicamos muchas técnicas, pero todas ellas son variaciones de un solo aspecto. Por lo tanto, ikkyo, shihonage, y otras técnicas son lo mismo. La razón de que parezcan diferentes es que solo vemos su apariencia exterior. Las katas son la expresión de un número de variaciones a través de movimientos desde una sola posición y no son nada más que una herramienta para entrenar al cuerpo para que se mueva libremente. La idea de que uno es todos y todos son uno no es solo una cuestión espiritual. Esto también se aplica a nuestros cuerpos.

No es que exista un método diferente dependiendo de la técnica, por ejemplo, decir que ikkio se practica de una forma y que tal y tal técnicas se practicas de otra. Todas son manifestaciones de un solo movimiento. Es decir, practicamos varias katas para entender un movimiento original único. No es que ikkyo y shihonage carezcan de valor como técnicas básicas. Sólo las practicamos como un medio conveniente para comprender el yin y el yang de una forma fundamental.

La práctica del Aikido es la práctica del yin. Usemos al Judo como ejemplo, que es una práctica con un compañero más que un randori (práctica libre). La práctica yin representa principalmente una secuencia de práctica acordada. Así, la transición durante el entrenamiento de la recepción del ataque hacia la aplicación de la técnica, solo es posible al existir una diferencia en habilidad. Cuando la habilidad de un oponente es superior esto no es posible. Este es un punto clave en la práctica.

Los Waza (movimientos naturales) se expresan de acuerdo al nivel de cada uno, y su sustancia (las técnicas) cada vez se manifiesta de diferente manera. Esto debido a que lo que uno posee naturalmente (nuestra habilidad como resultado de la práctica repetida) se expresa a través de ciertas relaciones (formas).

(The full article is available for subscribers.)

Subscription Required

To read this article in its entirety please login below or if you are not a subscriber click here to subscribe.

Username:
Password:
Remember my login information.