Aikido Journal Home » Articles » Una Vida en el Aikido (08) Aiki News Japan

Una Vida en el Aikido (08)

Available Languages:

por Gozo Shioda

Aiki News #79 (January 1989)

Traducido por Fernando Villanueva Soto

La siguiente traducción de la biografía en idioma japonés titulada “Aikido Jinsei” (una vida en el Aikido) por Gozo Shioda Sensei del Yoshinkan Aikido es publicada con el amable permiso del autor y publicador, Takeuchi Shoten Shinsha. Estas series empezaron en el AIKI NEWS No. 72.

Capítulo Dos: Entrenamiento en el Ueshiba Dojo

Sensei siempre solía decir, “Se honesto”, y “confía en tu maestro”. Por ejemplo, por respeto a su maestro un estudiante deberá comer excremento sin protesta si se lo dice su maestro que lo haga. De acuerdo con Sensei, ese tipo de experiencia será benéfico para el estudiante a largo plazo. Esto, por supuesto, es un ejemplo muy extremoso, pero muestra el grado de confianza que uno de tener hacia su maestro. Entrené muy duro todos los días repitiendo la misma rutina. Ueshiba Sensei tenía una orientación muy religiosa. El reconocía al Sr. Onisaburo Deguchi de la religión Omoto como su maestro. El creía firmemente que teniendo al Sr. Deguchi como su maestro sería posible obtener poder eterno. Por lo tanto, sus servicios religiosos en la mañana y en la noche solían ser los mayores eventos de cada día. Sensei recitaba plegarias Shinto y luego ofrecía gracias al Kami o a las deidades (empezando por el Dios del Sol hasta el kami del agua y el pasto). El ritual entero tomaba aproximadamente una hora y media cada día. Sensei era especialmente severo con respecto al kami y aun el más pequeño error de sus estudiantes durante el ritual diario encendería su ira. Ese fue el aspecto de más dificultad en el entrenamiento que experimentamos. Personalmente yo no me encomiendo a la creencia del kami y solo sigo a mi maestro.

Sensei decía en una de sus lecturas, “El hombre es por si mismo el lugar en donde le kami reside. Por lo tanto, debemos mantener nuestros cuerpos limpios para así buscar la instrucción divina”. Creo que eso era verdad. También hice investigación de Aikido. Solía poner un pez dorado en una pecera y tocar el exterior para observar los movimientos del pez dorado. Otra cosa que trataba era colgar un palo en un lugar alto de la casa por donde frecuentemente pasara por debajo. Estaba puesto de tal forma que me golpearía si yo pasaba debajo sin poner atención. De esa forma siempre pensaría sobre el posicionamiento del cuerpo, eliminar cualquier abertura, entrenar los movimientos de mi cuerpo y agudizar mi intuición.

El Severo Entrenamiento

Ueshiba Sensei solía tener sesiones de entrenamiento al aire libre una vez al año. Esto era usualmente en un pueblo llamado Takeda localizado cerca de la Ciudad de Himeji en la Prefectura de Hyogo. Aproximadamente cuarenta estudiantes que vivían en el dojo se reunían juntos ahí por una sesión de entrenamiento de verano de veinte días.

Empezaba con ejercicios de plegarias por una hora y media empezando a las cinco a.m. Después hacíamos rituales de purificación por otra hora. Después a desayunar, el periodo de entrenamiento empezaba alrededor de las diez y duraba hasta la hora de comer. Descansábamos cerca de dos horas después de comer. Después el entrenamiento se reanudaba a las cuatro p.m. y duraba hasta las seis. Durante este seminario especial practicábamos afuera cualquier otro día. Esto era especialmente duro.

El Sr. Tsutomu Yukawa, uno de los estudiantes que vivían ahí en ese tiempo era un hombre de gran fuerza. Su poder físico era tal que el podía fácilmente levantar una muela de piedra japonesa con una mano mientras la otra la ponía en su espalda. Un día, Yukawa decidió que iba a intentar desenterrar un árbol de aproximadamente cuatro pulgadas de diámetro que estaba creciendo en el jardín de la entrada de la casa. Su cara se puso completamente roja cuándo iba intentando sacar el árbol. Sin embargo, el árbol estaba aparentemente enterrado muy profundamente y resistió, no pudo a pesar de su esfuerzo. Una vez visto el intento sin éxito de sus estudiantes, Ueshiba dijo, “Oye, Yukawa. ¿Qué estás haciendo? Déjame intentarlo una vez”. Sensei caminó al árbol y los sostuvo firmemente en sus manos. Al siguiente instante el árbol estaba desenterrado. Ante esta señal, aun el poderoso Yukawa tuvo que admitir su derrota. Ya que Sensei jaló tan ligeramente el árbol, yo intenté lo mismo con un árbol de un tamaño similar, pero no pude moverlo ni una pulgada. Justo como dice la expresión, estaba “firmemente enraizado en la tierra”. Ese fue solo un ejemplo que me demostró lo extraordinario que era Sensei. El era llamado guardián del kami y solía hacer cosas mas allá del alcance del poder humano.

El Ataque con una Lanza Real

Un día, un fiscal público visitó a Ueshiba Sensei en Takeda. Mientras que tenían una placentera charla en un cuarto que tenia la mitad de lleno con cuatro colchonetas y media, Sensei tuvo a uno de sus estudiantes atacándolo con una lanza con todo lo que tenía. El vestía un corona ceremonial vestido de seda. Era un pequeño cuarto y la distancia del ataque era extremadamente corta. Además, le habían enseñado al estudiante que atacara vigorosamente, así que Sensei lo evadió instantáneamente.

Al momento del ataque, Sensei abrió su cuerpo de lado. Sin embargo, la punta de la lanza atrapó una sección de la solapa de su kimono y se revoloteó hacia el piso. La esposa de Sensei vio lo que pasó y le pidió que se detuviera. Esto terminó siendo un particular episodio de entrenamiento. La expresión facial de Sensei no cambió nada de su usual gentil apariencia. El dijo, “No importa que tan veloz sea el ataque, no puede tocar mi cuerpo. La lanza tomó el problema de perderme.” Estas palabras fueron verdaderas solo por que Sensei no era una persona común. Si el hubiera sido una persona ordinaria como nosotros, ¡el hubiera sido sesgado! Tengo una inexhaustiva reserva de historias acerca de Sensei iguales a esta.

Por se tiempo Ueshiba Sensei esta instruyendo una mitad del mes en Osaka y la otra en Tokio. El primer entrenamiento en Osaka fue en el Club Sumitomo. Ya que el Marqués Toshitame Maesda en Osaka (un teniente general que entrenó en el Ueshiba dojo quién murio en Borneo) fue relacionado por matrimonio con la familia Sumitomo, le dijo al Sr. Masatsune Ogura, una figura influyente en la organización Sumitomo, acerca de Ueshiba Sensei. Un gran número de empleados de Sumitomo se reunieron en el Club Sumitomo en Horifune-cho practicar bajo la instrucción de Ueshiba Sensei.

Ueshiba Sensei tambien instruyó a empleados del Camión Azul Osaka , a una asociación de reservistas, y a muchos maestros de artes marciales incluyendo a cierto Koga Snensei que tenia un alto grado en Kendo y que era instructor en el Departamento de Policía de Shimanouchi de Osaka. El dojo de Ueshiba Sensei de Osaka solía estar en Suita y aun existe. Cuando Sensei no estaba en Osaka, Rinjiro Shirata estaba a cargo de enseñar en el Dojo de Osaka. Tsutomu Yukawa (ahora difunto) también enseñó en varias locaciones en Osaka incluyendo un dojo de fuerzas especiales policíacas.

(The full article is available for subscribers.)

Subscription Required

To read this article in its entirety please login below or if you are not a subscriber click here to subscribe.

Username:
Password:
Remember my login information.