Aikido Journal Home » Editorials » La expansión del Aikido en el Extranjero Aiki News Japan

La expansión del Aikido en el Extranjero

por Kisshomaru Ueshiba

Aiki News #16 (January 1976)

Traducido por Carlos Urdiales

Recientemente, las relaciones entre Japón y un gran número de países se han vuelto más cercanas en muchos aspectos. Donde quiera los productos japoneses han inundado los mercados extranjeros. No importa donde vayas en el mundo, tu encontraras el rastro de turistas japoneses. Los lazos entre Japón y las naciones extranjeras han prosperado no solo en el ámbito económico, sino también en relación a la cultura y elementos japoneses. Antes de la guerra del Pacifico, cuando yo aun era joven, quien pudiera imaginarse el nivel actual de intercambios entre Japón y el resto de las naciones.

El progreso de la civilización ha cambiado por completo nuestro concepto de tiempo y espacio. El tiempo requerido para viajar de Tokio a Kyoto durante el periodo Edo (a través de la ruta Tokkaido con 53 estaciones) podría ser hoy suficiente para viajar alrededor del mundo varias veces. Es espantoso cuando piensas acerca de eso. Y por supuesto la luna, que hace tiempo figuraba solo como un objeto religioso, ahora es visto como un objeto real.

Cerca de 1937 o 38, cuando yo asistía a la escuela media, era muy difícil encontrar extranjeros practicando Aikido. En esas raras ocasiones cuando un extranjero se alistaba era un evento muy inusual y se volvía tema de conversación. Recientemente, tuve el placer de conversar con Takamasa Yoshizaka para un articulo publicado en este diario (“Aikido Shimbum”). Un día, hace muchos años, su padre llego a practicar acompañado del embajador Italiano de aquel tiempo. Un artículo surgió de este evento y fue publicado en el diario más importante. Puedo recordar que siendo escolar medio, me sentí muy orgulloso de cómo conteste acertadamente un número de preguntas indiscretas del embajador. Sin embargo, los tiempos han cambiado y ahora es muy raro no ver extranjeros en el dojo.

Durante épocas como estas con las cosas expandiéndose en todas direcciones, sin la firme comprensión del camino de la auto-disciplina arraigada a fuertes convicciones, ustedes serán fácilmente desviados por cosas exteriores. La gente reconoce hoy en día que las cosas japonesas se esparcen por todo el mundo, lo que es importante es que su esencia se preserve. Antes la creencia popular de que si cualquier “Do” (camino, trayectoria) originado en Japón, sufría una transformación en su forma externa, perdía su carácter tradicional japonés al estar en el extranjero.

Ahora, No deberíamos sentirnos confundidos acerca de si lo mas preciado para el hombre es su espíritu. La única manera para que la humanidad encuentre la felicidad es puliendo el espíritu. El Aikido atrae muchos devotos y entusiastas porque es considerado un método de entrenamiento superior desde el punto de vista de auto-mejora. Y, es necesario experimentar el gusto de un entrenamiento intensivo, a través del cual un centro fuerte es desarrollado. Sin este ultimo tu mente y cuerpo estarán desconectados y te darás cuenta de que la esencia del Aikido no es posible. Lo mismo, en el Aikido que continúa extendiéndose a todo el mundo. Si la fuente es descuidada, no será mas que un globo y convertirá esa misma fe en un sueño ilusorio. Hoy, en muchos lugares alrededor del mundo, aquellos maestros que entrenaron en Hombu Dojo y continúan su entrenamiento y estudio de forma seria y como parte del núcleo. Como progreso en su formación verán que el lazo invisible hacia el “Do” se vuelve más grande y fuerte. Por esto rezo desde el fondo de mi corazón para que este mundo se llene de esplendidos individuos y sociedades.

Este articulo apareció el 11 de Noviembre de 1975 en “Aikido Shimbum”, La publicación oficial de las oficinas centrales de Aikido en Tokio.