Aikido Journal Home » Articles » El Aikido como un arte de combate – Parte Uno Aiki News Japan

El Aikido como un arte de combate – Parte Uno

Available Languages:

por Mark Tennenhouse

Published Online

Traducido por César Martinez

Existen muchas razones para practicar artes marciales. Sin embargo, siempre he preferido entrenar en técnicas y artes que tengan un claro valor práctico. A través de los años he dedicado un tiempo considerable en el entrenamiento de Judo, Jujutsu Brasilero y Lucha. En estas artes de combate se entiende claramente que las técnicas pueden ser usadas contra un oponente que cuente con entrenamiento y que resista a las técnicas ya que las mismas son probadas de cierta forma en un contexto de resistencia total. En dichas artes se han establecido métodos de práctica que permiten probar las técnicas en términos netamente reales. Hoy en día, algunas personas pueden afirmar que las competencias o prácticas en un contexto amigable no arrojan un fiel reflejo de la realidad. Sin embargo, miles de asaltos en peleas organizadas han probado que las habilidades en lucha y Jujutsu Brasilero son casi aplicables en su totalidad en torneos de artes marciales mixtas como lo puede ser el Ultimate Fighting Championship (UFC). En estos torneos, los combatientes han entrenado para ejecutar golpes, así como técnicas para derribar y lograr la sumisión del oponente; adicionalmente, ellos se encuentran en una excelente condición física. Cualquier técnica que funcione contra este tipo de atletas, supuestamente debe funcionar en una situación de defensa personal. Pese a lo anterior, no es necesario ingresar a un torneo fuerte como lo es el UFC para saber si el arte que una persona practica es efectivo o no. Todo lo que se requiere es agregar algunos elementos deportivos que brinden seguridad a la practica. Para poner un ejemplo, en lucha se incluyen inmovilizaciones que pueden ser ejecutadas de tal forma que se genere un daño en el codo, hombro, cuello o las articulaciones de la pierna; adicionando algunas reglas para la practica segura, los luchadores utilizan esas técnicas para generar una palanca en lugar de lesionar una articulación. En judo, ciertas técnicas como inmovilizaciones a los brazos se han dejado fuera de la práctica pues se ha encontrado en ellas relación directa con lesiones. Al incluir algunos lineamientos en la práctica como el no permitir contacto en la cara, golpes en el cuerpo o lanzamientos que produzcan daño en las articulaciones, los luchadores y practicantes de judo pueden entrenar a la máxima potencia y velocidad.

Desdichadamente, en Aikido, no tenemos una forma segura para probar nuestras técnicas contra una resistencia de tipo real en un oponente que puede contra atacar e intenta ganar. El cuestionamiento sobre como incluir resistencia y sentido competitivo en Aikido ha emergido anteriormente, sin embargo, este tipo de preguntas han sido silenciadas por muchos profesores argumentando una serie de razones en su mayoría relacionada a la tradición y conceptos filosóficos. Encuentro confusión en esta actitud pues siempre he estudiado artes de combate debido a su uso práctico tanto en el ámbito deportivo como en el combate real y no ha primado el estudio filosófico. En cualquier deporte o arte como lucha, judo y Jujutsu brasilero, es absolutamente esencial luchar contra un ponente que busca resistir la técnica que se le aplica. No ha habido luchadores o practicantes de Jujutsu brasilero que hayan alcanzado un nivel de maestría simplemente practicando contra oponentes que no contra atacasen. En todos los deportes, el valor de practicar contra oponentes entrenados y que no cooperan es completamente aceptado pero en el aikido encontramos una situación extraña, en la cual la confrontación no es permitida.

Si el papel de quien recibe, es decir el Uke, cambiase para incluir el tipo de espíritu de combate que se ve en lucha, judo o Jujutsu brasilero, las técnicas de aikido sufrirían cambios radicales. Existen relatos de Ueshiba y otros aikidokas en los que confrontan experimentados luchadores, Judokas y practicantes de sumo. Actualmente no he sabido de algún Aikidoka que haya luchado contra algún experto en otras artes marciales. Posiblemente los métodos de practica de Ueshiba hayan sido muy diferentes a lo que se hace normalmente en nuestros días; sin embargo, si realmente entendiéramos el Aikido deberíamos ser capaces de luchar contra practicantes de dichas artes marciales. Imaginen como sería de interesante entrar a un club de lucha y combatir contra alguno de los luchadores utilizando técnicas de Aikido. Imaginen lo excitante de ser capaces de ingresar a una clase de Jujutsu Brasilero e inmovilizar a alguno de los practicantes utilizando técnicas de Aikido o, tal vez, ir a un dojo de Judo y realizar un lanzamiento a alguno de los Judokas utilizando Aikido. El tipo de habilidades referidas anteriormente es exactamente la esencia del Aikido; ¿cuántos instructores practican con experimentados boxeadores o luchadores entrenados en técnicas de suelo?. Sin una práctica diaria contra estas artes posiblemente nunca entendamos el alcance de las técnicas de Aikido. Si el papel de Uke, cambiara y practicáramos en un rango de acción mas corto como en ocasiones se hace en lucha, o si utilizáramos agarres al gi como en Judo, o tal vez con golpes reales, podríamos comenzar a entender la manera de utilizar nuestras técnicas de una forma más real en términos de combate. A menos que comencemos a entender como usar nuestras técnicas par confrontar estas y otras artes nunca entenderemos de que se tratan el combate y el Aikido.