Aikido Journal Home » Articles » Morihei Ueshiba y el Almirante Isamu Takeshita Aiki News Japan

Morihei Ueshiba y el Almirante Isamu Takeshita

Available Languages:

por Stanley Pranin

From Japanese Wushu Magazine

Traducido por Jaime R. Rico


Uno de los aspectos fascinantes del estudio de la historia del aikido es el gran número de importantes figuras de una gran sección representativa de la sociedad japonesa que uno encuentra. A lo largo de su larga vida Morihei Ueshiba tuvo estrechas relaciones y contactos con muchos individuos extraordinarios no sólo del mundo del budo sino también de los círculos políticos, militares y financieros. Una persona en particular, aunque en gran parte desconocida para los practicantes de aikido de hoy día, jugó un papel esencial en la difusión de este arte en el Japón de preguerra. Su nombre fue Almirante Isamu Takeshita.

Almirante Isamu Takeshita en
uniforme de gala en 1920

El almirante Takeshita es mencionado frecuentemente en conversaciones con personas mayores que conocieron a Morihei Ueshiba durante sus años en Tokyo antes del estallido de la segunda guerra mundial. Nació en Kagoshima en 1869. Takeshita fue un miembro del clan Satsuma. En aquel periodo, los Satsuma eran conocidos por producir un gran número de oficiales de la marina mientras que el clan Choshu suministraba oficiales del ejército.

La relación entre Takeshita y Ueshiba comenzó como resultado de la presentación de otro almirante, Seikyo Asano. Asano fue un partidario de la religión Omoto (ver artículo previo sobre Onisaburo Deguchi) y empezó a practicar Daito-ryu Aiki Jujutsu en Ayabe en 1922. Completamente impresionado por el arte de Ueshiba, Asano lo recomendó a Takeshita, su colega en la academia naval de Tokyo. Takeshita viajó hasta Ayabe en 1925 para ver el arte de Ueshiba y marchó totalmente convencido de que Ueshiba era un artista marcial excepcional. Al regresar a Tokyo, Takeshita presentó una recomendación entusiasta de Ueshiba al almirante retirado Gombei Yamamoto – el dos veces anterior primer ministro – y éste dirigió una demostración ante un selecto grupo de espectadores en la residencia de Takeshita. De aquí en adelante el almirante jugó un papel activo en promocionar las actividades de Ueshiba entre la élite de la sociedad japonesa. Esto terminó en que muchos oficiales militares, funcionarios del gobierno y personas acaudaladas se convirtieron en devotos del estilo de Jujutsu de Ueshiba. Kenji Tomiki, quien más tarde creó una forma competitiva de aikido fue también presentado a Ueshiba por Takeshita alrededor de 1925.

El almirante Takeshita no fue sólo un admirador de las extraordinarias habilidades marciales de Ueshiba sino también un practicante entusiasta hasta bien entrado en años. Asiduamente asistió a prácticas durante muchos años y por un tiempo Ueshiba enseñó en casa de Takeshita. Además, el almirante se encontró con el maestro de Ueshiba, Sokaku Takeda de la famosa Daito-ryu en diversas ocasiones. Takeshita muy probablemente fue enseñado por Takeda aunque su nombre y sello no aparecen en ninguno de los libros de inscripción (eimeiroku) existentes de la Daito-ryu. Sabemos, por ejemplo, que Takeshita observó un seminario de Takeda dirigido en el dojo de Ueshiba en 1931. Más tarde, el hijo de Sokaku y actual Soke de la Daito-ryu, Tokimune Takeda, relata que el almirante Takeshita fue autor en una ocasión de un artículo de revista titulado “La Historia de la Valentía de Sokaku Takeda”. Desafortunadamente, este artículo parece que no ha sobrevivido.

Fue durante los primeros años de práctica en Tokyo que Takeshita tomó regularmente notas ascendiendo a cientos las páginas sobre el contenido de las sesiones de entrenamiento de Ueshiba. Las anotaciones manuscritas constan principalmente de descripciones detalladas de las técnicas de la Daito-ryu entonces enseñadas por Ueshiba. Estas notas representan un importante legado no sólo para practicantes de aikido sino también para partidarios de la Daito-ryu. Ellas constituyen evidencia adicional de las estrechas relaciones históricas y técnicas entre las dos artes.

Un fascinante detalle anecdótico de un periodo temprano de la vida de Takeshita el cual no puede seguir sin mencionar implica al presidente norteamericano Theodore Roosevelt. Roosevelt es bien conocido por haber actuado como mediador en el establecimiento de la guerra ruso-japonesa por lo cual ganó el premio Nobel de la paz en 1906. El presidente era por aquel entonces pro-Japón y, como ávido deportista, se dio cuenta de la existencia del jujutsu. Invitó al mejor discípulo del fundador del Judo Jigoro Kano, un hombre llamado Yoshiaki Yamashita, a ir a América a enseñar el arte. Se conserva en el Kodokan una fotografía de Roosevelt datada el 13 de abril de 1904 y dedicada al “Prof. Y. Yameshita”. La persona que actuó como hombre de contacto para el viaje de Yamashita fue el almirante Isamu Takeshita.

De pie desde la izq.: Comandante Isamu Takeshita;
a su izq., Presidente Theodore Roosevelt, c. 1905

Junto a sus conexiones con el mundo del judo y el Aikijujutsu de Ueshiba, Takeshita fue bastante aficionado al Sumo y ejerció su considerable influencia para ver convertirse este arte en deporte nacional. También sirvió durante unos años como director de la Asociación de Sumo.

Durante los años dorados del Kobukan Dojo de Ueshiba en los años treinta, Takeshita estuvo constantemente en escena y frecuentemente aparecía sentado al lado de Ueshiba en las muchas fotos de grupo que se conservan de aquella época. Takeshita también participó en una gran demostración de Kobudo en 1935 como representante de “Daito-ryu Aikijujutsu”. En esta ocasión fue, sin lugar a dudas, el representante del dojo Ueshiba.

En 1939 se hizo una propuesta para constituir como corporación el Kobukan Dojo de Ueshiba. Normalmente un proceso muy largo, este estatus se concedió rápidamente al año siguiente resultando en la creación de la “Fundación Kobukai”. El almirante Takeshita fue el primer presidente de la Fundación.

Los contactos de Takeshita con la familia imperial condujeron a una demostración en el dojo Palacio Imperial Saineikan en 1941. Ueshiba al principio rechazó la invitación argumentando que él no quería demostrar “falsas” técnicas ante tal ilustre audiencia. Con esto quería decir que si realizaba técnicas “reales”… ¡su compañero podría morir! Finalmente, el almirante Takeshita, siempre diplomático, persuadió a Ueshiba para mostrar, de todos modos, sus “mentiras”. Gozo Shioda, uno de los mejores estudiantes en aquel tiempo, cuenta la historia de como su maestro, aún incluso extremadamente enfermo de ictericia, dio una espectacular exhibición de sus habilidades en aquella ocasión. El otro compañero de Ueshiba durante esta demostración, Tsutomu Yukawa, cometió el error de atacar débilmente en deferencia al debilitado estado de su maestro. ¡El desafortunado deshi terminó con un hombro dislocado!

Después del comienzo de la guerra cuando la mayoría de los estudiantes de Ueshiba se dispersaron, el nombre de Isamu Takeshita dejó de ser mencionado en el contexto del aikido. No sabemos de sus actividades durante el conflicto pero dada su avanzada edad podría haber estado retirado. Takeshita falleció en 1949 a la edad de 80 años.

Todos los relatos del almirante Isamu Takeshita lo describen como un individuo afectuoso, inteligente y noble. El Doshu de Aikido Kisshomaru Ueshiba entrevistado en una ocasión ofreció el siguiente tributo al almirante: “Una persona que hizo un tremendo esfuerzo para asegurar el éxito de mi padre después de venir a Tokyo fue el almirante Isamu Takeshita. Isamu Takeshita siempre estuvo con Morihei Ueshiba. Sin él, no podríamos hablar del desarrollo del aikido en aquella época.”